MATERNIDAD MIMATE MUJER MUJER & ESTILO DE VIDA

Enseña a tu hija a amar su cuerpo, con el ejemplo.

** Fotografía de Weloversize.com 

Como vas a enseñar a tu hija que su cuerpo es bonito tal y como es si tu te compras camisetas mucho más anchas desde que estás más gorda.

Como vas a enseñar a tu hija que debe amar su cuerpo, si tú, pasas por el espejo de lado y mirando de reojo con recelo.

Como vas a enseñar a tu hija que cada cuerpo es diferente pero igualmente bello si tu criticas con burla a la persona con sobrepeso que pasa delante vuestro.

Como vas a enseñar a tu hija a amar su cuerpo aunque le cambie con el paso de los años, si tu has cambiado tu mini bikini por un bañador que te tape lo máximo posible.

Como vas a a enseñar a tu hija a respetar sus curvas, si te pones un sujetador que realce tus pechos y una faja que disimule tus curvas cuando te pones un vestido ajustado… (si es que te lo pones).

Como vas a enseñar a tu hija que se sienta orgullosa de su cuerpo y con la libertad de mostrarlo al mundo haciendo caso omiso a las críticas si tu apagas la luz para meterte en la cama con alguien.

Como vas a enseñar a tu hija absolutamente nada sobre la forma en que debe respetarse y amarse si tu mensaje va repleto de palabras pero en realidad está tremendamente vacío. 

Como vas a enseñar a tu hija nada bueno sobre su cuerpo, si te empeñas en detestar el tuyo. 

No hay nada que tu hija pueda aprender, si no lo observa en casa. Mándale un mensaje positivo sobre su cuerpo, sea como sea, desde tu propio cuerpo. Deja que te vea desnuda, deja que te vea amarte, mirarte al espejo, poniéndote un precioso vestido y unos labios bien rojos. Deja que vea que tu cuerpo es ahora como es, por las circunstancias que sean y no te juzgas. No te juzgas y no permites que te afecte que los demás te juzguen. No te escondes, y no lo escondes. Aprende a reírte de tus defectos, a respetar tus “michelines”, tus piernas de palillo, tu culo con estrías o tu abdomen flácido.

Muéstrale que la vida es salud, que debe tomar buenos alimentos, hacer ejercicio pero que la forma y envergadura de su cuerpo es irrelevante para ser feliz. La felicidad radica en otras cosas, en otros lugares… pero no en su apariencia física. Enséñale que la felicidad está dentro, y no afuera. 

Y sobre todo, enseña respeto. Por ella, y por el resto.

«

what do you think?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *